Encuentrame también en FACEBOOK:

https://www.facebook.com/pages/Abriendo-los-ojos-a-la-verdad/259828614197992

martes, 10 de marzo de 2009

El Dios Toth - Historia

Los libros de texto, mucho nos hablan de faraones, pirámides, momias, y de muchas mas cosas que poseían los Antiguos Egipcios, pero casi nunca hablan sobre los dioses de ellos, en especial el dios Toth, a quien los antiguos egipcios representaban con cabeza de Ibis, el ave sagrada del Nilo, a causa de su enorme sabiduría. ¿Y quien fue ese personaje llamado Toth? Dyehuty (en egipcio), Thot, Tot o Toth (en griego), es el dios de la sabiduría, la escritura, la música, y símbolo de la Luna, en la mitología egipcia. Nombre egipcio: Dyehuty.Hombre con cabeza de ibis, una pluma y la tablilla de escriba celestial para anotar los pensamientos, palabras y actos de los hombres y pesarlos en su balanza. También fueMitología: Dyehuty está considerado dios de la sabiduría y tenía autoridad sobre todos los dioses. También fue el inventor de la escritura, patrón de los escribas, de las artes y las ciencias. Como dios de la escritura, era el inventor de todas las palabras, del lenguaje articulado.Era un dios lunar medidor del tiempo, y el que estableció el primer calendario y por eso el primer mes llevaba su nombre. Creó los cinco días Heru Renpet (epagómenos), quitándolos de la luminosidad de Jonsu, que simbolizaba la Luna. Estos nuevos días permitieron a Nut parir cinco hijos, pues Ra le había impedido tenerlos en el transcurso del año; estos fueron los dioses: Osiris, Horus, Seth, Isis y Neftis.Dyehuty desempeña el oficio de escribano sagrado, ya que documenta los hechos en la sala de las Dos Verdades. Es el registrador y el juez. En el panteón egipcio pesaba las almas en una balanza, representando así el juicio de Osiris.También fue considerado el arquitecto que conocía los trazados y trayectorias de todas las cosas, el señor de los inventores y de la sabiduría. Estaba relacionado con la música como inventor de la lira.Epítetos: Su nombre "El de Dyehut", refería al XV nomo del Bajo Egipto. Recibió el epíteto de "Regulador de las crecidas de las aguas", el de "Toro de las estrellas" por representar los poderes mentales de Ra; también fue llamado "Atón de plata" en el periodo Tardío, el Sol de la noche. Como "Señor del Tiempo" se encargaba de anotar en las hojas de una peséa, con la ayuda de Seshat, los años de reinado de cada faraón.Culto: Era un dios creador en Hermópolis, donde regía la "Casa de la Vida" y se creía que había codificado las ceremonias que transforman a los muertos en espíritus, y que sólo sus sacerdotes podían tener acceso a este conocimiento "hermético", de ahí que se le denomine Hermes, el tres veces grandioso y de él hayan emanado las leyes herméticas.Nombres teóforos: Su nombre, Dyehuty, lo llevaron varios faraones de la dinastía XVIII denominados Dyehuty-mose «engendrado por Dyehuty», posteriormente, también denominados Tutmosis, la forma helenizada de su nombre.Toth era representado con cabeza de Ibis, el ave sagrada del Nilo, en razón de su gran sabiduría, resumida en un misterioso texto.Un día llegaron los griegos a Egipto y se apropiaron de la figura del dios Toth convirtiéndolo en Hermes Trismegisto (Tres veces grande) (del griego: Ἑρμῆς ὁ Τρισμέγιστος, y en latín: Mercurius ter Maximus) sincretismo del dios egipcio Dyehuty (Thot en griego) y el Hermes heleno, siendo Trismegisto una palabra griega que significa “tres veces grande”.
Orígenes: El dios egipcio Dyehuty, era el dios de la sabiduría, patrón de los magos. Posteriormente se le asoció al Hermes griego y al dios Mercurio romano, el mensajero de los dioses. Platón, en Timeo y Critias comentó que en el templo de la diosa Neit en Sais, había salas que contenían Registros históricos secretos que se había mantenido 9000 años. Clemente de Alejandría estimaba que los egipcios poseían cuarenta y dos escritos sagrados de Hermes, que encerraban toda la información de los sacerdotes egipcios. Siegfried Morenz ha sugerido (Religión de Egipto) "La referencia a la autoría de Toth... se basa en la antigua tradición, y la cifra de cuarenta y dos probablemente se debe a el número de nomos de Egipto, y, por tanto, transmite el concepto de integridad". El escritor neo-platónico Clemente habló de "cuarenta y dos textos esenciales". La literatura Hermética: La llamada Hermética, o "literatura Hermética", es una categoría de papiros que contienen hechizos y procedimientos de inducción mágica. En el diálogo llamado Asclepio (el dios griego de la medicina), se describe el arte de atrapar a las almas de demonios o ángeles en estatuas con la ayuda de hierbas, piedras preciosas y aromas, de tal modo que la estatua pudiera hablar y profetizar. En otros papiros, existen varias recetas para la construcción de este tipo de imágenes, de su animación, y de como han de ser estas imágenes huecas para poder realizar una magia, introduciendo un nombre grabado en una hoja de oro.Hermes Trismegisto. Resurgimiento hermético medievalDurante la Edad Media y el Renacimiento, los escritos atribuidos a Hermes Trismegisto, conocidos como Hermética, gozaba de gran crédito y eran populares entre los alquimistas. La "tradición hermética", por lo tanto, se refiere a la alquimia, la magia, la astrología y otros temas relacionados. Los textos se distinguen dos categorías: de "filosofía" y "técnica" hermética. La primera se ocupa principalmente de cuestiones de filosofía, y la segunda de magia, alquimia y pociones. Entre otros temas, hay hechizos para proteger los objetos por "arte de magia", de ahí el origen de la expresión "sellados herméticamente". El erudito clásico Isaac Casaubon, en De rebus sacris et ecclesiaticis exercitiones XVI (1614) mostró, por el tipo de caracteres griegos, que los textos escritos tradicionalmente en la noche de los tiempos, eran más recientes: la mayor parte del "filosófico" Corpus Hermeticum puede ser de una fecha alrededor del año 300. Sin embargo, fueron descubiertos en el siglo XVII errores de la datación de Casaubon por el estudioso Ralph Cudworth, que argumentó que la denuncia de falsificación sólo puede aplicarse a tres de los diecisiete tratados contenidos en el Corpus Hermeticum. Además, Cudworth señaló la falta de reconocimiento de la codificación de estos tratados como una formulación tardía de una pre-existente tradición, posiblemente oral. Según Cudworth, el texto debe considerarse como un término ad quem, y no a quo. La tradición cristiana medieval lo veneró como protector y guía de los hermetistas, que practicaban las ciencias de la alquimia, la magia y la astrología. Entre los libros atribuidos a Hermes se encuentran en el Corpus Hermeticum. Se le atribuye la redacción de la Tabla de Esmeralda. Entre sus obras más destacadas estarían: “El Poimandres”, “El Kibalión”, ciertos libros de poemas sueltos y “El Libro para salir al día”, también conocido como “Libro de los Muertos”, por haberse encontrado ejemplares de él dentro del sarcófago de algunos destacados egipcios.La tradición islámica: Antoine Faivre, en El Eterno Hermes (1995) ha señalado que Hermes Trismegisto tiene un lugar en la tradición islámica, aunque el nombre Hermes no aparece en el Corán. Hagiógrafos y cronistas de los primeros siglos de la Hégira islámica identificaron rápidamente a Hermes Trismegistus con Idris, el nabi de las suras 19, 57, 21, 85, a quien los árabes también identifican con Enoc (Génesis 5:18-30). A Idris-Hermes se le llama Hermes Trismegisto porque fue triple: el primero de los nombres, comparable a Thot, era un "héroe civilizador", un iniciador en los misterios de la ciencia divina y la sabiduría que anima el Mundo; y graba los principios de esta ciencia sagrada en jeroglíficos. El segundo Hermes, de Babilonia, fue el iniciador de Pitágoras. El tercer Hermes fue el primer maestro de la alquimia. "Un profeta sin rostro", escribe el islamista Pierre Lory, "Hermes no posee características concretas, o diferentes a este respecto de la mayoría de las grandes figuras de la Biblia y el Corán." Moderno resurgimiento: Los ocultistas modernos sugieren que algunos de estos textos pueden tener su origen en el Antiguo Egipto, y que "los cuarenta y dos textos esenciales", que contenían lo fundamental de sus creencias religiosas y su filosofía de la vida siguen escondiendo un conocimiento secreto. Hay que recordar que Toth se presento en Egipto procedente de un país situado más allá de donde se oculta el sol. Es decir, que vino del oeste, igual que otros dioses del firmamento Egipcio. Su nombre recuerda de manera sospechosa al God Anglosajón y al Gott Germánico, pero de acuerdo con algunos estudiosos del tema tiene un origen Atlante: Toth deriva de Tehutli. ¿Cuál era entonces el origen de ese Toth de quien se expresaban con tanto temor y respeto los Egipcios? ¿Arribo de la Atlántida antes de ser borrado del mapa el legendario continente hundido en el océano en el corto plazo de una noche y un día? ¿De la lejana Hiperbórea acaso, llamada Tierra de Thule en las tradiciones Escandinavas, que pudo estar entre Groenlandia e Islandia y que algunos autores identifican con la Gran Bretaña? ¿De las vecinas tierras del Sahara, antes de ser devoradas por el desierto? ¿O de un planeta ajeno al nuestro, según es opinión de quienes se han dedicado al estudio de los OVNIS? En el libro de Toth cuando Toth pretendía enseñar, por medio de su libro, a mirar el sol cara a cara, sin temor de dejar ciego a nadie, ¿Qué deseaba decir? Posiblemente encerraba en el texto un simbolismo difícil de aclarar: ¿Qué no se debe temer a la verdad y que es preciso enfrentarse a la realidad sin miedo a las consecuencias? Pero también pudo aludir el sabio a un instrumento que serviría para contemplar el sol, los planetas y las luminosas estrellas, de cuya observación resultaría el cálculo de las fechas en que se producirían los eclipses. Y quien sabe si el tratado en cuestión contenía también secretos de medicina y alquimia.Cuando el faraón Khaunas ordeno la destrucción del libro de Toth –del cual, afortunadamente, lograron salvarse algunos fragmentos-, había pasado otrora su país por los mejores momentos.Encontrábase Egipto en decadencias desde hacia un buen numero de siglos. Muchos documentos del pasado habían sido destruidos, porque no eran comprendidos, igual que sucedería durante la Edad Media en Europa, cuando fueron quemados varios documentos de la antigüedad.Por fortuna, en el caso de Egipto llegaron un día los Griegos a Egipto y quedaron tan admirados ante lo que vieron y ante lo que adivinaron, que se apropiaron de muchas cosas. Entre ellas, la figura del dios Toth.La cambiaron el nombre y lo convirtieron en Hermes Trismegisto, tres veces grande, supuesto fundador de la alquimia además de autentico sabio, al decir de los filósofos esoteristas. Pero no fue Toth el único ser excepcional que, habiendo llegado del oeste, paso su nombre al poder de los griegos. También Para realizar satisfactoriamente el viaje al más allá, los egipcios debían cumplir con los ritos plasmados en lo que los Egiptólogos han bautizado como Libro de los muertos. Parte esencial de estos papiros consiste en hechizos y consejos para ayudar a los difuntos. Entre sus libros más destacados como lo mencione más arriba esta el Corpus Hermeticum es una colección de 24 textos sagrados escritos en lengua griega que contienen los principales axiomas y creencias de las tendencias herméticas. En ellos se trata de temas tan dispares como la naturaleza de lo divino, el surgimiento del Cosmos, la caída del Hombre del paraíso, así como las nociones de Verdad, de Bien y de Belleza.Contenido: Según la tradición, el Corpus fue redactado por Hermes Trismegisto, originariamente una simple transfiguración del dios egipcio Toth, pero que posteriormente fue tenido por un sabio que en tiempos atávicos había fundado la alquimia y otras ciencias herméticas. Estudiosos judíos y renacentistas como Marsilio Ficino, lo consideraban contemporáneo de Moisés. Las obras de Hermes Trimegisto, que se denominaban con el nombre genérico de Hermetica, tuvieron una influencia muy importante en el desarrollo del mundo espiritual del Renacimiento, particularmente en las obras de autores como Pico della Mirandola y otros entusiastas de la alquimia y el neoplatonismo. El Corpus comienza con la revelación de Poimandres, el pastor de hombres (uno de los epítetos del Dios de los gnósticos y los neoplatonistas), a Hermes Trismegisto durante el sueño. Los textos afirmaban ser meras traducciones griegas de originales egipcios, si bien estudios filológicos modernos, como los de Caubabon y Yates, apuntan a una redacción griega original que surgió probablemente entre los siglos II y III de nuestra era. Fueron ampliamente leídos en los últimos siglos de la Antigüedad y algunas sectas religiosas, como la de los harranitas (que tomaron el nombre de sabeos tras la conquista islámica), los adaptaron como libros canónicos. Aunque su uso fue decayendo con la cristianización del Imperio Romano, todavía en el siglo V San Agustín de Hipona argumentaba contra los textos. El Corpus Hermeticum fue recuperado por Cosme de Médici en 1463, que adquirió un manuscrito bizantino que contenía los primeros XIV libros, los cuales fueron traducidos ese mismo año al latín por el humanista florentino Marsilio Ficino.Estructura: La estructura del Corpus es la siguiente: CORPUS HERMETICUM (Tratados I-XIV, XVI-XVIII)Tratado I. De Hermes Trimegisto: PoimandresTratado IIA. De Hermes a Tat: Discurso Universal (tratado perdido)Tratado IIB. (Título perdido. Falta el comienzo del tratado y el título; según Estobeo era De Hermes: de los Discursos a Asclepio. Tema: el movimiento. Denominaciones de Dios)Tratado III. De Hermes: Discurso SagradoTratado IV. De Hermes a Tat: La Crátera o la UnidadTratado V. De Hermes a Tat, su hijo: Que Dios es invisible y, a la vez, muy evidenteTratado VI. Que el bien sólo es en Dios y en ningún otroTratado VII. Que la ignorancia de Dios es el mayor mal entre los hombresTratado VIII. Que ningún ser perece, sino que equívocamente se denomina destrucción y muerte a lo que no es sino cambioTratado IX. En torno al pensar y al sentir [Que sólo en Dios y en ningún otro existe lo Bello y lo Bueno]Tratado X. De Hermes Trimegisto: la llaveTratado XI. El pensamiento a HermesTratado XII. De Hermes Trimegisto a Tat: el pensamiento comúnTratado XIII. De Hermes Trimegisto a su hijo Tat: Discurso secreto de la montaña, en torno a la regeneración y al voto de silencioTratado XIV. De Hermes Trimegisto a AsclepioTratado XVI. De Asclepio al rey Amón: DefinicionesTratado XVII. (Lo incorpóreo)Tratado XVIII. Sobre cómo el alma es obstaculizada por las afecciones del cuerpoAnexo del códice VI Nag Hammadi. La Ogdóada y la Enéada.En realidad el secreto de este dios egipcio que pasó a ser deidad y sabio griego, nos guarde muchos más secretos, que tal vez la inquisición y el santo oficio mandaron a quemar, este ser pudo ser muy bien un visitante espacial, o quizás un ser de otra dimensión, ahora el secreto de su existencia se guardan en las mentes de aquellos que tuvieron oportunidad de verlos en la antigüedad.

No hay comentarios: