Encuentrame también en FACEBOOK:

https://www.facebook.com/pages/Abriendo-los-ojos-a-la-verdad/259828614197992

jueves, 7 de mayo de 2009

El camino al hogar

He aquí los elementos clave por medio de los cuales nos llegamos a reconciliar con el Padre. Todos y cada uno de ellos tienen una importancia vital. Si uno solo de ellos estuviera ausente, podría impedir que nuestra relación fuera completa.
Nuestra situación: Lo primero que necesitamos comprender es que estamos separados de Dios. El abismo que nos separa de Él es ancho y profundo. Heredamos por nacimiento un defecto fatal. Como consecuencia, hemos vivido independientes de Él. La Biblia destaca esta realidad tan desoladora: “Pues todos han pecado y están privados de la gloria de Dios”. Si no podemos aceptar el hecho de que el pecado nos separa de Dios, nunca llegaremos espiritualmente al hogar, porque no sentiremos la necesidad de un Salvador.
El remedio de Dios: En segundo lugar, necesitamos tener una comprensión muy clara de quién es Jesús, y qué ha hecho Él por nosotros, para poder poner en Él nuestra fe con toda confianza. Jesús fue quien nos hizo de puente sobre el abismo que nos separaba de Dios. En palabras del apóstol Juan: “Porque tanto amó Dios al mundo, que dio a su Hijo unigénito, para que todo el que cree en él no se pierda, sino que tenga vida eterna” (Juan 3:16).
Jesús no sólo era un buen hombre, un gran maestro o un inspirado profeta. Él vino a la tierra como el Cristo y el Hijo de Dios. Nació de una mujer virgen. Llevó una vida sin pecado. Murió. Fue sepultado. Resucitó al tercer día. Ascendió a los cielos, y allí se convirtió en Señor nuestro.
La muerte y resurrección de Jesús a favor nuestro satisfizo las exigencias de Dios: una provisión completa para eliminar nuestro pecado. Este Jesús, y sólo Él, reúne las cualidades para ser el remedio de mi pecado y el suyo.
Nuestra respuesta: arrepentirnos y creer.
El arrepentimiento personal es vital en el proceso de transformación. La palabra “arrepentimiento” significa literalmente “un cambio en la manera de pensar”. Consiste en decirle al Padre: “Quiero acercarme a ti y apartarme de la vida que he llevado independientemente de ti. Te pido perdón por lo que he sido y lo que he hecho, y quiero cambiar de manera permanente. Recibo tu perdón por mis pecados”.
En este punto, son muchos los que experimentan una notable “purificación” de cosas que se habían ido acumulando toda una vida, todas ellas capaces de degradar el alma y el espíritu de una persona. Sintamos o no el perdón de Dios, si nos arrepentimos, podemos tener la seguridad total de que estamos perdonados. Nuestra confianza se basa en lo que Dios nos ha prometido, y no en lo que nosotros sintamos.
Llegamos a una relación personal con el Señor cuando tomamos la mayor decisión de la vida: el punto crítico del que hablamos antes. Esa decisión consiste en creer que Jesús es el Hijo de Dios, el que murió por nuestros pecados, fue sepultado y resucitó de entre los muertos, y como consecuencia, recibirlo por Salvador y Señor. Cuando creemos de esta forma, nos convertimos en hijos de Dios. Está prometido expresamente en el evangelio de Juan: “Mas a cuantos lo recibieron, a los que creen en su nombre, les dio el derecho de ser hijos de Dios” (Juan 1:12).
¿Quisiera recibir a Jesucristo como Salvador? Si quiere hacerlo, puede hacer una oración como ésta:
“Jesús, te necesito. Me arrepiento de la vida que he llevado alejado de ti. Te doy gracias porque moriste por mí en la cruz para cargar con el castigo de mis pecados. Creo que tú eres el Hijo de Dios, y ahora te recibo como Salvador y Señor. Consagro mi vida a seguirte.”

Fuente: http://www.lapreguntagrande.com/way_home.html?gclid=CMbe0ZDBqpoCFROU7QodazvQ3A

martes, 5 de mayo de 2009

El proyecto “ARPA” (HAARP)

No se trata de un arpa. El High Frequency Active Auroral Research Program (HAARP), que algunos físicos denominan “Arpa del Diablo”, está provocando la alarma entre los científicos. Es un conjunto de aparatos y técnicas que modifican el clima de la Tierra. ¿Será el HAARP la causa principal de los desastres naturales y de los extraños cambios atmosféricos sufridos en distintas zonas del planeta durante los últimos años?

La expresión “Arpa del Diablo” es un juego de palabras de los físicos Jeanne Manning y Nick Begich para destacar el peligro del programa HAARP –Harp significa arpa en inglés-, del que apenas se tienen noticias fuera de Estados Unidos, pero que allí, a pesar de las tranquilizadoras informaciones oficiales, ha despertado inquietud en muchos científicos responsables. Estamos asistiendo a una serie de anómalos y preocupantes cambios climáticos, como fuertes calores cuando todavía no es tiempo, sorprendentes fríos en pleno verano, imprevistas nevadas que obligan a neutralizar un Tour en época estival, etcétera.

Hay un convencimiento general de que el tiempo está cambiando o, como mínimo, de que presenta acusadas irregularidades. Evidentemente, la naturaleza muestra estos ciclos ya comprobados por las épocas glaciares, pero no pocos expertos y científicos piensan que algunas de esas anomalías obedecen a manipulaciones humanas, ya como simples experiencias para una acción futura más amplia o, como se sospecha, con objetivos estratégicos o económicos.

Sistemas paracientíficos


Desde la más remota antigüedad, el hombre ha intentado manipular el clima por medio de hechiceros y chamanes hacedores de lluvia, rogativas, etcétera, cuya efectividad no es posible negar, pero que, en cualquier caso, se limitarían a alteraciones locales de alcance muy limitado e integradas en el equilibrio natural. Trasladándonos a nuestro siglo, aparte del discutible sistema de siembra de nubes y dentro de un contexto más científico, aunque en este caso rozará lo mágico, en la primera mitad de los años cincuenta, Wilhem Reich ya logró hacer llover y desviar huracanes. Lo conseguía mediante un artefacto relativamente simple, el cloudbuster o rompenubes, una especie de cañón múltiple con muchos tubos conectados a una masa de agua, con el que controlaba y dirigía la capa de orgón que rodea la Tierra. Se trataba de un procedimiento de acción limitada incapaz de afectar a la ionosfera como HAARP, aunque podía tener un alcance de 500 millas (alrededor de 1.000 kms). Algunos de sus seguidores también han logrado resultados positivos con aparatos similares o bastante modificados, como el de James T. Constable. Reich comunicó la trascendencia de sus pruebas a los correspondientes organismos gubernamentales civiles y militares, incluido el presidente Eisenhower, pero no le hicieron el más mínimo caso y terminó en la cárcel, donde murió en 1956, por desacato al Tribunal Supremo en relación con la circulación interestatal de sus acumuladores de orgón. Sin embargo, se da la circunstancia de que en 1958 la Casa Blanca ya contaba con un asesor presidencial para la modificación del tiempo, el capitán Howard T. Orville, por lo que, aunque no hubo respuesta oficial, es de suponer que la información de Reich no cayó en saco roto.

En los años 80, el físico e ingeniero nuclear Thomas E. Bearden estuvo trabajando con el grado de coronel para el Departamento de Defensa de EE.UU. como experto en nuevos armamentos y en el diseño de Juegos de guerra, lo que le permitía tener acceso a una cuantiosa información clasificada. Sembró la alarma con la sospecha – para él, convencimiento-, de que la URSS estaba utilizando técnicas muy sofisticadas para modificar el clima en EE.UU. y perjudicar su economía agrícola, aparte de otros objetivos psicológicos más inconfesables. Ese cambio se lograba mediante varios haces de ondas no hertzianas (escalares) que podían transmitir energías fabulosas a gran distancia y sin pérdida, que al ser interferidas creaban un foco de calor en un punto preciso de la estratosfera, con lo que desviaban las corrientes en chorro y alteraban el clima en amplias regiones. La tecnología se basaba en unos trabajos de juventud del físico E.T. Wittaker que, pese a haber sido publicados en 1903 y 1904, pasaron inadvertidos en aquel tiempo, y en descubrimientos realizados por Nikola Tesla en la misma época, que los soviéticos, en un gigantesco proyecto de recopilación bibliográfica a partir de los 50 redescubrieron. Ello se combinaba mediante el efecto llamado Aharonov-Bohm, descubierto en 1959. Estas ondas se emitían desde unas potentes antenas direccionales llamadas Howitzer, y uno de sus efectos se registraba en múltiples bandas (de 3 a 30 MHz), en un sistema que los norteamericanos y los radioaficionados llamaron WP, Woodpecker (pájaro carpintero), ya que en los altavoces se captaba un sonido muy parecido Tac, tac, tac de esa ave. Las emisiones WP se iniciaron en 1976, y en la década que concluye en 1985 el clima de EE.UU. se alteró tan radicalmente, que un riguroso estudio publicado por la prestigiosa revista Science, demostraba que tal anomalía sólo se podía producir en un año de cada 1.200. “Casualmente”, los cambios más espectaculares fueron acompañados de una extraordinaria actividad de las WP en muchas frecuencias simultáneas. Además de sus publicaciones, Bearden ha preparado un vídeo demostrativo de una hora para divulgar su sospecha.

Según parece, estas frecuencias WP perseguirían también otro objetivo aún más insidioso y delictivo: interferir en los procesos cerebrales humanos. Los estudios de Bearden, apoyados por una bibliografía exhaustiva (gran parte de ella soviética desclasificada), aunque no totalmente probatorios, resultan inquietantes y merecen un profundo análisis sobre todo en lo relativo al control mental de poblaciones. Coincidiendo con la inquietud de Bearden, hubo otro personaje que salió con frecuencia en portadas de prensa de la época: Zbigniew Brzezinski, consejero para la Seguridad Nacional del presidente Carter. Hace 28 años, cuando era profesor de la Universidad de Columbia, escribió las siguientes líneas basándose en declaraciones del profesor Gordon J.F. MacDonald, geofísico de fama internacional, especialista en sistemas bélicos y también asesor del presidente Nixon: “Los estrategas políticos están tentados de explotar la investigación sobre el cerebro y la conducta humana. La utilización de impulsos con exacta sincronía puede conducir a un modelo de oscilaciones que concentran niveles relativamente altos de energía sobre ciertas regiones de la Tierra. Así se puede desarrollar un sistema que puede afectar seriamente a la actividad cerebral de grandes poblaciones en regiones seleccionadas y durante un prolongado período”.

En otra ocasión, en 1970, Brzezinski predijo que íbamos hacia una sociedad más controlada y dirigida mediante procedimientos técnicos, por una nueva elite de poder que haría de las elecciones un mero trámite para dar una impresión de libertad: “Impedida por las restricciones de los valores tradicionales liberales, esta elite no dudará en lograr sus fines políticos utilizando las últimas técnicas modernas para influir en el comportamiento público, manteniendo a la sociedad bajo una estrecha vigilancia y control. El momento técnico y científico les proporciona los medios para explotarla”.

Citando un informe de la Fuerzas Aéreas norteamericanas, Brzezinski añadía: “Las aplicaciones potenciales de los campos electromagnéticos artificiales son muy amplias y pueden usarse en situaciones militares o casi militares. Algunos de estos usos potenciales incluyen acuerdos con grupos terroristas, control de multitudes...”

Efectos devastadores


En el HAARP, la energía se emite como altas frecuencias, pero las muy bajas frecuencias, ELF (Extremely Low Frequency), juegan un papel complementario fundamental. Aun cuando no haya intención de utilizarlo para el control cerebral de poblaciones, las bajas frecuencias (entre 3 y 30 Hz) reflejadas en el “espejo” formado por las altas que se quieren utilizar para penetrar hasta varios kilómetros de profundidad en la corteza terrestre, son capaces de interactuar con los procesos cerebrales con consecuencias imprevisibles. A ha sido comprobado en animales salvajes y peces, que se ven obligados a alterar sus rutas de emigración hacia lugares inadecuados y perecen. Las desorientaciones sufridas por un animal tan inteligente como el delfín han costado la vida a miles de ellos.

Bernard J. Eastlund, el inventor del sistema básico norteamericano, declaró que estas ondas de radio de alta frecuencia interaccionan con las partículas con carga eléctrica, induciendo el fenómeno magnético Cara de Espejo, que empuja hacia arriba la ionosfera, es decir, levanta la capa donde se reflejan las ondas. La frecuencia natural de resonancia entre la superficie terrestre y la ionosfera que nos engloba y condiciona, ya descubierta por Tesla, se estima en 7,83 Hz, lo que se llama también frecuencia de Schumann, aunque puede ser variable y esta cifra sería un promedio. Nuestros cuerpos están condicionados por esa frecuencia, que en cierto modo actúa como un diapasón regulador al que se sincronizan por resonancia muchos procesos fisiológicos. Si levantamos la ionosfera, el rebote tardará más y esta frecuencia variará, haciéndose más lenta. Algunos dirán que es un cambio positivo, ya que los cerebros serán arrastrados hacia frecuencias Alfa bajas y Theta, más creativas, con una disminución del ritmo Beta, asociado, entre otras muchas actividades, a la agresividad; pero no sabemos lo que puede ocurrir, más cuando la Naturaleza siempre es la sabia.

Pompas de jabón

Otro temor de los que critican el programa HAARP es que la ionosfera que se pretende manipular es un continuum de varias capaz muy delicadas y superpuestas, como pompas de jabón. Si una de ellas se pincha o toca con un foco de calor, aunque sea minúsculo, estalla y desaparece, con consecuencias imprevisibles. Otros, como David Yarrow, consideran que el foco HAARP actúa como un cuchillo de microondas, ya que al girar la Tierra dentro de una ionosfera fija y unos cinturones de Van Allen también quietos respecto a ella, abre una incisión irreparable. Otros comparan la ionosfera a una tela de araña; cuando en un extremo queda enganchada una presa, la ligerísima vibración alerta a la araña. Si se toca la tela con el dedo, la araña cree que se trata de una víctima. HAARP sería como un dedo de microondas que induce señales confusas. El efecto de estas interferencias con las sinfonías del ARPA geomagnética de Gaia es desconocido.

Además de Nick Begich y Jeanne Manning, que le han dedicado un libro de 230 páginas con abundante bibliografía, otros, como Elisabeth Rauscher, física experta en altas energías, están en esta línea: “Ustedes están bombeando una tremenda energía en una delicada configuración molecular que contiene múltiples capas y que llamamos ionosfera. Ella es susceptible de reacciones catalíticas: si una pequeña parte se altera, puede inducir a un cambio mucha mayor en la totalidad”.

El movimiento anti- HAARP está más vivo en Alaska, donde se ha instalado esta monstruosa antena. Una zona cercana al polo magnético desde la que la manipulación de las auroras boreales puede ser más efectiva. Su coordinador es Clare Zickuhr. Esperamos que este movimiento, que cuenta con físicos de primera fila, sirva al menos para hacer reflexionar a algunos científicos implicados en HAARP sin tener plena información de las consecuencias, y alertar a los estados que pueden sufrir sus efectos perjudiciales, para que se unan en un frente capaz de frenar este peligro. El futuro de la humanidad está realmente en juego. El problema es... que esta tecnología está en manos de multinacionales apartidas, sólo parcialmente sometidas a un control estatal y manejadas por una elite carente de escrúpulos, que creen que ellos viven en otro mundo, el mundo de los beneficios monetarios.

Carabineros de Chile

Hace uno o dos años, creia que el sistema gobernamental y todas sus ramas funcionaban en excelecia y no dejaban espacios para los errores o abusos.
Hoy creo absolutamente lo contrario.

Comence una investigacion de diferentes temas y he podido darme cuenta que todo esta patas para arriba. Son todos mentirosos, corruptos, ladrones y abusan del poder.

Hoy hablare de los Señores Carabineros, quienes son de mucha ayuda para las personas, y a su vez una real verguenza. Es lamentable, pero es así.

Contare mis malas experiencias con ellos, y juzgen ustedes si exagero o es así....

- En una ocación estaba con mi hermano, mi cuñada y mi pololo (en ese entonces).
Yo vivia en tercer piso en un departamento, y mi hermano bajo a comprar una bebida, lo malo fue que no pasaron ni 5 minutos y nos llamo para avisarnos que estaba detenido... Él con pijama y detenido! No lo podiamos creer...
Sucedio que los carabineros entraron al sector donde viviamos, y encontraron unos amigos tomando en la escalera, como mi hermano iba bajando lo tomaron con ellos! Como es de costumbre para ellos actuar, no escucharon razones y lo encerraron.
Debimos hacer el milagro para reunir el dinero entre los tres e ir a sacarlo...
Juzge usted si fue correcto o no?

-En el año 1999 un delincuente mato a un amigo mio super cercano, el tenia y murio de 14 años, un niño... Los carabineron en vez de tomar a los delincuentes que lo habian matado, que para rematar se habian arrancado en dic del 1998 de la expenitencieria (1 mes antes), tomaron a mi hermano y a los que lo acompañaban. Mientras ellos insistian del problema, los carabineron no creian!
Lo peor fue que mi hermano y mis amigos presos, un amigo muerto, y el asesino suelto y su amigo sentado dando declaraciones en la comiseria!
Fue increible llegar a la comiseria y encontrarse con ese esenario, el delincuente muy sentado con la chaqueta que habia robado a mi amigo!!! Para no recordar....

- Otra de las situaciones sucede debido a que de un tiempo a esta parte tome la costumbre de ir al estadio.
Antes no iba porque parecia muy peligroso, sobretodo con lo de las barras bravas...
Se que los carabineros estan para hacernos mas grata la asistencia al estadio, pero aun no descubro a quien???
Es lamentable estar en una fila para ingresar al estadio, y que un carabinero diga muy suelto "VOY A EMPEZAR A DAR PALOS!".
No se que haria usted en ese caso, pero yo me asuste mas de ellos que de las personas que estaban en el estadio.

Para la final clausura 2008 entre COLO COLO y Everton, en una fila donde habia mujeres, niños y hasta embarazadas... Los carabineros para ayudar a controlar la situación, no encontraron nada mejor que pasearse con los caballos junto a las personas! nos tiraban los caballos encima, y yo que les tengo miedo... Nos empujaban y aplastaban con los caballos.
Y no fue tan solo eso, al casi llegar a porteria sucedio lo peor que me podia pasar al asistir a un estadio, salio el guanaco y sin mas empezo a lanzar agua con lagrimojena!! Hice lo posible por salir de la fila, no lograba ver nada, y era peor entre las personas y carabineron que empujaban!
Agradezco de todas formas que en esa ocacion encontre la excepcion, una persona carabinero que me ayudo. Agradezco que exista esta excepcion, sino seria aun peor!.

Otro caso le sucedio a mi Marido, hoy salia del banco y al llegar a su vehiculo y lo agarraron entre 10 carabineros con metralletas, lo detuvieron poniendole las metralletas encima...
Imaginate en esa situacion! Me preguntaria que hice?.
No lo dejaban hablar y para que decir del trato, peor que delincuente.
Le quitaron su carpeta y elementos de trabajo, ¡Siquiera notan que estaba trabajando!
Lo hacian callar a gritos, pero él de todas formas los increpo preguntandoles ¿que habia hecho?, su respuesta fue que buscaban a unos ladrones de bancos.
El les informaba que no tenia ninguna relación con los que buscaban. Al mismo tiempo revisaban las cosas que traia, lo afirmaban de las manos y gritaban como si se tratara del delincuente. Y eso que era una suposicion de ellos y el iba solo con una carpeta!
Para mi resulta gracioso que lo detuvieron a él, miestras los reales ya estarian a kilometros!
Le quitaron todo, para luego devolverselo... No le pidieron ni disculpas por el mal rato, los gritos, menos las gracias...
Lo peor de todo es el super mal trato y rato no se pasa facil, el vivir la situacion.


El problema es que al parecer solo saben dicernir entre los que roban a figuras publicar y al comun de las personas. Los robos o delincuencia a personas del estado o publicas se pagan con todas y mas aya de la ley! a diferencia de la delincuencia al comun de la gente, hay que esperar años antes de que se logro hacer justicia y si es que se hace.

Bueno, espero que llege pronto el dia en que ellos entiandan que no todas las situaciones son iguales, y merecen diferentes accionares. La esperanza es lo ultimo que debemos perder...

El dinero es Deuda...

Es espeluznante entre otras frases que mencionan en el documental la del banquero Meyer Rothschild, fundador de la dinastía Rothschlid: “Denme el control del dinero y ya no importará quién haga las leyes”.

"Pienso que las instituciones bancarias son más peligrosas para nuestras libertades que ejércitos enteros listos para el combate. Si el pueblo americano permite un día que los bancos privados controlen su moneda, los bancos y todas las instituciones que florecerán en torno a los bancos, privarán a la gente de toda posesión, primero por medio de la inflación, enseguida por la recesión, hasta el día en que sus hijos se despertarán sin casa y sin techo, sobre la tierra que sus padres conquistaron" THOMAS JEFFERSON, 1802.

No "Va a pasar", Está Pasando Ya!


¿Ha hecho usted testamento?

La Walkyria puede aparecérsenos en cualquier momento: nadie le garantiza que vaya usted a morir en su cama tras una larga decadencia como un anciano venerable rodeado de su amante familia y, sobre todo, con tiempo para las despedidas.
No, la bala que le tumbará en la delgada línea roja puede llegar en cualquier momento en cualquier lugar. Puede incluso que haya sido disparada ya y no lo sepa usted todavía.
Y la redacción del testamento es un trámite breve, no caro, que ahorra muchos problemas a los que se quedan aquí.
Sin embargo, es una de esas cosas que seguro que nunca le han preocupado (o, mejor, no le han querido preocupar) si no tiene usted una edad avanzada o una enfermedad crónica y/o peligrosa. Seguramente, porque aún sigue viendo a la Walkyria como a un enemigo, porque se ha creído esas historias para asustar a los niños que se cuentan sobre ella y sobre lo que hay o no hay tras ella (créame: hay).
Así le sucede a muchas personas: saben que su destino es ineludible, exactamente el mismo que los millones que nos precedieron y los millones que nos sucederán, y sin embargo lo van dejando hasta que un día ella les "sorprende".

Hay una bellísima canción inglesa de eras antiguas que desearía alguien entonara el día de mi adiós y que habla de ello.
No la transcribiré entera, sino sólo algunas frases: As I walked out one morning in May (Un día de mayo que caminaba yo) / The birds did sing and the lambs did play (en el que los pájaros cantaban y los corderos jugaban) / I met an old man by the way (encontré un anciano en mi camino) / (...) "My name is Death, cannot you see? (Mi nombre es Muerte, ¿no lo ves?) / Lords, dukes, and ladies bow down to me (Señores, duques y damas se arrodillan ante mí) / And you are one of those branches three (y tú eres uno de esos tres tipos de personas) / And you fair maid must come with me" (y tú, hermosa dama, debes venir conmigo) / (...) "I'll give you gold and jewels so rare (Te daré oro y joyas muy valiosas) / I'll give you costly robes to wear (te daré caros trajes para que te vistas con ellos) / I'll give you all my wealth in store (te daré toda la riqueza que poseo) / If you'll let me live a few years more" (si me dejas vivir unos pocos años más) / (...) Your time is come and you must away (tu tiempo ha llegado y debes marchar) / And not long after this fair maid died (Y poco después esta hermosa dama murió) / Write on her tomb this was inscribed (Y en su tumba fue escrito lo siguiente) / "Here lies a poor distressed maid ("Aquí yace una pobre y apenada doncella") / "Whom Death so cruelly she was betrayed" ("a quien la Muerte tan cruelmente traicionó").

Leído en frío y sin conocer su melodía puede parecer morbosa, pero puedo atestiguar que se trata de una de las canciones más hermosas que nunca he escuchado (y usted sabe que me gusta mucho la música).
La versión más popular fuera del Reino Unido es quizá la que grabó John Renbourn con su grupo en 1977.
Más arriba he reproducido la portada del disco. Escúchela si puede... No obstante, lo que me interesaba de todo esto no es la canción en sí, sino la inevitabilidad de algunas circunstancias que sabemos terminarán por alcanzarnos (y cuya importancia conocemos) y a las que no damos importancia pues seguimos viviendo como si no fueran a ocurrir nunca. O como si no nos importara que sucediera (cuando sí nos importa, y mucho). Es el caso de la llegada de la Walkyria, por ejemplo.

U otro caso del que hemos hablado largo y tendido en la historia de este blog: la constitución de una Dictadura Mundial de corte especialmente totalitario que se lleva gestando desde hace bastante tiempo pero que gracias al desarrollo tecnológico ha avanzado de forma espectacular durante los últimos años.

Esa Dictadura dividirá el mundo en dos. En una parte, la "afortunada", quedarán los países hoy considerados como desarrollados (incluyendo Europa, natürlich) y tal vez otros que en este momento no estén considerados como tales pero que convenga incluir en el lote. En estos países, la población será obligada a vivir su vida de acuerdo con los estándares fijados por la Administración Mundial dedicando la mitad de su tiempo a trabajar (en lo que se le diga..., y olvídese de trabajos creativos) y la otra mitad a consumir (lo que se le ofrezca y nada más). Estará totalmente prohibido bajo fuertes castigos (fuertes de verdad) salirse de las pautas establecidas, tratar de innovar o plantear contradicciones e intentar comportarse como un ser humano de verdad. Ya no le digo el hecho de pensar... Y lo peor es que los esclavos que vivan en esta zona estarán autoconvencidos de que viven realmente una Edad de Oro de la Humanidad.

En la otra parte del mundo, la más grande, será el caos y un holocausto de verdad. El Apocalipsis, por utilizar esa palabra tan famosa, aunque a mí personalmente no me gusta como definición.

Ocupémonos de la primera parte, porque es donde estará lo que hoy llamamos Europa. Para controlar a los ciudadanos, se aplicarán diversas técnicas la más simple de las cuales es la degradación educativa. Ya se está aplicando, de hecho, desde hace varios decenios. Resulta asombroso el nivel de analfabetismo intelectual y pobreza de espíritu que "mis amigos" han conseguido implantar de esta manera en los jóvenes occidentales contemporáneos: ésos a los que los triunfantes (y tendenciosos) medios de comunicación masivos califican con frases tan rimbombantes como falsas del estilo "se trata de la generación mejor preparada de la Historia", cuando lo cierto es que personalmente nunca he visto jóvenes con menos empuje y más ignorantes (el exceso de información, usted lo sabe, es aún peor que su ausencia) del mundo que les rodea.

Otro de los métodos "estrella" para el control es tan viejo como avasallador de la intimidad (otro concepto que gracias a los programas basura de eso que llaman telerrealidad está desapareciendo del acervo común: ¿nunca se ha fijado en la frivolidad y la facilidad con la que cualquier persona revela sus datos personales al planeta entero en cuanto tiene una cámara de televisión delante?) y se basa en el espionaje puro y duro de todo el mundo a través de la intervención gratuita de sus conversaciones telefónicas o el tráfico de datos por cable. ¿Se acuerda de cuando hablábamos de las medidas de este tipo impuestas por Estados Unidos y el Reino Unido contra sus propios ciudadanos? No hace tanto tiempo, ¿verdad? Y algún iluso opinaba que esas cosas no pasarían más que en los países anglosajones...

Pues bien, también están pasando en el resto de países europeos, incluyendo Alemania y España en los últimos meses y, esta misma semana, Suecia, donde el Parlamento (o mejor dicho: los diputados al servicio del gobierno sueco actual) han aprobado por sólo 5 votos a favor una nueva ley que permitirá al ministerio de Defensa intervenir cualquier comunicación privada y personal de un ciudadano, con acceso prácticamente ilimitado a los mensajes de texto por teléfono móvil, los correos electrónicos y demás formas de comunicación. Como de costumbre en estos casos, la Gran-Excusa-por-excelencia-que-todo-lo-justifica es el terrorismo y la seguridad del país. Algunas empresas como la operadora Telia Sonera o incluso el todopoderoso servidor de moda, Google, han denunciado que la ley sueca (¿No decían que Suecia era una especie de paraíso social?) "va más lejos que ninguna otra en Europa". Y sabemos que se han aprobado ya varias de este estilo. Pero, fíjese: nadie protesta en serio contra esto.

Si una ley de este tipo se implanta en Rusia o en China o en Irán o en Corea del Norte..., nuestros (tendenciosos) medios de comunicación masivos se llenan de páginas o imágenes o sonidos denunciando los "atentados a la democracia" de tal o cual "régimen" y la "falta de libertad" de sus respectivos "pueblos". Pero como ese avance del totalitarismo se produce aquí, ¡aquí, entre nosotros!, simplemente se trata de mirar hacia otro lado. De no armar mucho ruido para no despertar al embrutecido ciudadano común occidental, que está lo bastante borracho de fútbol, sucesos bestiales, sexo adulterado, escándalos de fantoches televisivos y teatrillo político diverso como para darse cuenta de cómo va perdiendo, cada día que pasa, centímetro a centímetro, sus derechos y sus (¿las tuvo realmente alguna vez?) libertades. Naturalmente, en ningún momento hay que recordarle que podría deshacer todo eso si fuera capaz de abrir los ojos ya y dar un puñetazo en la mesa, rebelarse y tomar el mando. Hay que dejarle dormir... Shhh...

Ahora todavía es tiempo de evitar eso. De evitar que se generalice el control hasta en las compras, como ese supermercado de Ahold que ha anunciado en Holanda la puesta en marcha del primer pago a través de la lectura de la huella digital del comprador (paso intermedio hacia la imposición del Verychip en el interior de nuestro cuerpo). Es tiempo..., pero para ello deberíamos usted y yo ser capaces de sacudir y despertar a toda la Humanidad, o a la mayor parte de ella al menos, la suficiente para plantar cara a cuanto está ocurriendo en este mismo momento. Insisto: no hablamos de algo que sucederá en un futuro más o menos próximo sino de lo que ocurre ya, ahora mismo. Sin embargo, mire en su entorno: el panorama es bastante desolador. ¿Todavía no le han recomendado que vaya a un psiquiatra a que le examinen sus "paranoias" y sus "manías persecutorias"?

Un día, ese mismo ciudadano que hoy se burla de estas ideas suyas se levantará de la cama y la Dictadura Mundial estará ya plenamente operativa. Quizás entonces despierte y diga: "un momento..., ¿qué ha pasado aquí? ¿cómo hemos llegado a esto? vamos a cambiar las cosas". Pero ya no podrá. ¿Recuerda la fábula de la liebre y la tortuga? La liebre no podrá decir: "alguien me la jugó, exijo que se repita la carrera". Porque el tiempo se acabó. No hay posibilidad de dar vuelta atrás. Ni un minuto más. Fin de los noventa minutos..., y sin prórroga.

...So cruelly she was betrayed.
Fuente: http://blogs.periodistadigital.com/herrkoch.php/2008/06/20/p173522#more173522

Indios

Somos los que creamos y creamos -y creemos- lo que somos.
Si durante toda la vida nos estamos quejando de la mala suerte que tenemos, de las puñaladas que nos dan los amigos, de lo poco que ganamos en el trabajo..., no nos extrañemos luego si tenemos mala suerte, nos dan puñaladas o ganamos poco.

¿Por qué un presidente del gobierno miente descaradamente diciendo que la economía va bien cuando es notable que va peor y sustituye la palabra crisis por desaceleración?
Por ese mismo motivo: hay que mantener elevada la moral para salir adelante de un problema.

Si el que más manda reconoce que la cosa no funciona, todo se derrumbaría con estrépito y a nadie le quedarían ganas de luchar. Y nuestro destino, si es que queremos ser hombres libres, es luchar. Hasta el fin de nuestros días. Y luchar más cuanto peor parezca la situación.

Por eso debemos comportarnos con nuestro inconsciente, con nuestro cuerpo entero, como si fuéramos el presidente del gobierno dirigiéndose a sus gobernados: debemos convencernos a nosotros mismos de que podemos hacerlo -sea lo que sea-; entre otras cosas, porque si no partimos de la suposición de que de verdad podemos, estamos autocondenándonos al fracaso desde el primer momento.

Una historieta humorística, en el mejor espíritu de Nasrudin, expresa lo que nos sucede tan a menudo en la vida...

Se cuenta que un indio que había sido educado en una ciudad del Este de los EE.UU. fue reclamado por los miembros de su antigua tribu al morir su anciano jefe, puesto que él era, aunque lejano, su último pariente vivo y el único con derecho a liderarlos en la reserva donde vivían.
Movido por la curiosidad, el indio "occidental" viajó hasta la reserva dispuesto a ponerse el tocado de plumas y reencontrarse con sus orígenes ancestrales, aunque fuera temporalmente.

Hubo una gran fiesta cuando llegó y aceptó el cargo oficialmente, pero sus problemas comenzaron de inmediato cuando le plantearon la primera pregunta que debía responder como nuevo jefe:

- ¿El próximo invierno será frío o templado?

Todos los jefes que le habían precedido, por su propio rango, tenían capacidad para conectar con el Gran Manitú y preguntárselo en un retiro personal en la Naturaleza. Luego comunicaban la respuesta a los demás indios.

Confundido, el jefe "occidental" prometió ponerse en contacto con Manitú durante su retiro personal pero, como no sabía cómo hacerlo pues nadie se lo había enseñado, aprovechó el momento de soledad en el campo para utilizar su teléfono móvil y llamar a la Agencia de Meteorología para preguntar por las previsiones. Allí le contestaron que era pronto para saberlo, pero esperaban que el invierno fuera tan frío como de costumbre.

Volvió el jefe a su tribu sin saber muy bien qué decir y recomendó a los demás indios que recogieran leña, por lo que pudiera pasar, ya que Manitú no había sido muy explícito en sus comunicaciones. Así que los indios se pusieron a recogerla.

Al cabo de unos días, e inquieto por la suerte de la tribu ya que no sabía si habían recogido leña suficiente, volvió a llamar a la Agencia de Meteorología aprovechando una pausa para fumar la pipa. De nuevo preguntó si tenían alguna información más concreta sobre cómo iba a ser el invierno. El encargado le contestó:

- Pues parece que va a ser bastante frío este año, después de todo.

Alarmado, el jefe dijo haber tenido una visión con el Gran Manitú, que le había advertido, ahora con bastante claridad, de la fuerte bajada de las temperaturas. La tribu redobló sus esfuerzos a la hora de recoger y almacenar leña.

Poco más tarde, el jefe insistió una vez más al teléfono de la Agencia de Meteorología, sólo para asegurarse. Le respondieron que estaban ya convencidos de que sí, de que iba a ser un invierno bastante duro, de los que marcan récords, y seguramente muy largo.
Agradeció la información y a continuación reunió a la tribu para avisarles:

- Hermanos. Esta noche he tenido un sueño profético. El Gran Manitú me ha dicho que el próximo invierno va a ser brutal. Coged todo lo que podáis encontrar para quemar porque lo vamos a necesitar.

Preocupados ya por tanto aviso, los indios almacenaban no sólo las ramas corrientes sino todo tipo de madera: desde troncos de árboles caídos hasta muebles viejos abandonados por los blancos..., e incluso la maleza suelta.

A estas alturas, el jefe estaba seriamente preocupado por toda la tribu pues nunca había pasado un invierno en aquella reserva y además en sus características tiendas, y no sabía si serían capaces de soportarlo, si es que se cumplían las previsiones meteorológicas.
Rumiando el asunto como una auténtica obsesión, aún quiso llamar una última vez para confirmar lo que se les venía encima y le preguntó al encargado:

- Por favor: es muy importante para mí. ¿Está usted completamente seguro de que este invierno va a ser tan terrible?

Y el otro le contestó:

- No le quepa la menor duda. Si es usted nuevo por aquí igual no se da cuenta, pero le aseguro que el que viene va a ser sin duda uno de los más crudos desde que tenemos registros históricos.

- Perdone que se lo pregunte pero... ¿Cómo puede estar usted tan seguro?

- ¡Porque los indios están como locos: nunca habían recogido tanta leña en tan poco tiempo!

Moraleja: ¿Tiene usted miedo al futuro? ¿a ser marcado con un verichip? ¿a ser invadido por extraterrestres con escamas? ¿al colapso del sistema financiero? ¿a sufrir un apocaliptico Ragnarök a la vuelta de la esquina?
Si tiene miedo a que esas posibilidades se hagan realidad, ya se han hecho realidad dentro de usted.

------------------------------------------------------------------

(P.D.: Recuerde y nunca más olvide que usted es inmortal)

Fuente: http://blogs.periodistadigital.com/herrkoch.php/2008/05/11/p163824#more163824

El Fin del Mundo

Tal vez haya escuchado usted la historia de la Auténtica Iglesia Ortodoxa Rusa, que es como se llamaba la secta a la que pertenecen varias decenas de personas que llevaban bastante tiempo encerrados bajo tierra a la espera de que llegara el Apocalipsis. Esta semana se vieron obligados a salir de la gruta donde se habían atrincherado provistos de agua, víveres y combustible, porque dos de sus miembros habían fallecido semanas atrás y la corrupción de sus cuerpos amenazaba con matarlos a todos envenenados. Como todas las historias de fanáticos, ésta es incomprensible: no sólo se habían encerrado seis meses antes -¿para qué tanto tiempo? ¿no hubiera sido preferible disfrutar del aire libre hasta, digamos, una semana antes? ¿o un par de días antes?- sino que habían anunciado que volverían a la superficie el 27 de abril, cuando se celebró la Pascua Ortodoxa Rusa -¿acaso era ésa la fecha concreta en la que esperaban el Fin del Mundo?- pero luego lo retrasaron hasta mediados de junio, para la fiesta de la Trinidad -¿por qué se retrasó el Apocalipsis?-, y por último acabaron regresando con "los vivos" hace un par de días.

Esta obsesión con el Fin del Mundo no es nueva, pero ya resulta aburrida, de tan repetida. Y no sólo por los fanáticos de algunas iglesias cristianas, empeñadas en que llegue la Parusía y que Jesucristo se aparezca montado en su caballo blanco para separar a los buenos de los malos e impartir Justicia. Hay algunas que han pronosticado sucesivos años como el momento decisivo presuntamente elegido por Dios para resolver de una vez por todas las andanzas de esta criatura suya tan particular que es el ser humano. Pero ya digo que no son sólo ellos. Recuerdo por ejemplo los años previos a 1983 cuando se hizo muy popular en todo el mundo el best seller de un tipo profundamente alarmista que citaba para ese año un gran cataclismo que pondría punto y final a nuestro mundo. En lo particular, he de admitir que justo en ese año para mí acabaron muchas cosas..., y empezaron otras, pues me sucedieron algunos acontecimientos decisivos, pero nada que ver con el Apocalipsis, por supuesto, sino más bien al contrario: fue una renovación vital en toda regla.

El penúltimo año "maldito" que vivimos fue el 2000, cuando todo el mundo se empeñó en subrayar que empezaba el siglo XXI, siendo así que era mentira pues aquél fue en realidad el último año del siglo XX. Se pronosticaron grandes barbaridades para el 1 de enero de 2000, empezando por el colapso informático mundial que, como es lógico, nunca llegó (pero qué gran negocio hicieron los vendedores de ordenadores y otros artilugios de este estilo). Los mismos ignorantes que azuzaban la inquietud de la gente se empeñaban en comparar el miedo al año 2000 con el supuesto miedo al año 1000 que se supone hubo en aquellos lejanos tiempos, cuando lo cierto es que no existió. Los campesinos, curas, nobles..., que vivían en torno al año 1000 jamás tuvieron miedo a la llegada del año redondo entre otras cosas porque la inmensa mayoría de ellos ni siquiera sabían en que año vivían, ni les interesaba en lo más mínimo. Las gentes de entonces subrayaban su calendario de acuerdo con los ciclos naturales y el monarca que tuvieran. No pensaban: "estoy en el año 978 d.C." como nosotros, obsesionados con medir todo científicamente y al milímetro, sino: "estoy en el año 12 del reinado de mi señor Gunderico" por ejemplo.

El último año temible que tenemos en lontananza -hasta que pase y haya que buscar el siguiente- es el 2012. Se supone que justo en esa fecha coinciden no sé cuántas tradiciones mundiales y cierres de ciclo mágicos, astronómicos, astrológicos, esotéricos, místicos y supercalifragilísticoexpialidosos, empezando por unas presuntas profecías mayas que traen de cabeza a los aficionados al morbo y las películas de gran presupuesto. Resulta curioso que hayamos sido incapaces de traducir e interpretar los sobrecogedores y coloridos jeroglíficos de los Códices Mayas (los pocos que han logrado sobrevivir hasta nuestros días) en los que se acumulaban sus conocimientos y sin embargo nos permitamos el lujo de "saber" con toda exactitud lo que se suponía que ellos pensaban y auguraban para el futuro.

Supongamos que sí, que es el 2012. ¿Y...? ¿Qué piensa usted hacer? ¿Llenar una mochila con unos bocadillos y cogerse una cantimplora y la escopeta de aire comprimido antes de echarse al monte? ¿Cuánto tiempo sobreviviría usted por allí? Aunque fuera especialista en supervivencia, ¿merecería la pena sobrevivir a un holocausto nuclear general o a una Tierra abrasada por un supuesto planeta errante? Imagínese a los miembros de la secta rusa: destruido el mundo, salen a la superficie ¿y para qué? ¿Qué podrían hacer en medio de la nada, estéril y derruida?

En los años en los que todo el mundo temía un enfrentamiento nuclear entre EE.UU. y la URSS en plena guerra fría, una persona de mi entorno próximo solía comentar: "el día que lancen el primer misil me serviré un whisky y me sentaré tranquilamente a esperarlo en mi sofá favorito..., ¿para qué preocuparse si no podremos hacer nada?"

Muchos de los fanáticos que esperan/desean la llegada del Fin del Mundo son perezosos mentales y sobre todo espirituales. Gente que no está dispuesta a trabajar para salvarse a sí misma, para comprender el mundo ni para mejorarlo, ni por supuesto para ayudar a los demás; sino más bien todo lo contrario: se creen tan importantes, tan imprescindibles dentro del orden natural, que están deseando que llegue un Mesías de los Cielos para reconocer su labor, alabarles ante todo el planeta y salvarles transportándoles a un Paraíso de algodón que sólo existe en la imaginación de los niños más pequeños (lo que en el fondo son ellos durante toda su vida).

Apocalipsis no significa Fin del Mundo. Apocalipsis significa Revelación. Atención a ésta, que me fue confiada por un verdadero Maestro: el Cielo hay que conquistarlo en vida.

Fuente: http://blogs.periodistadigital.com/herrkoch.php/2008/05/17/p166099#more166099

Se Feliz!!!

Somos nada en medio de la inmensidad de una Creación que no tiene principio ni fin, aunque algunas mentes temerosas se inventaran lo del Big Bang como principio de las cosas para tranquilizar el pavor al abismo (cuando en realidad sólo es uno de los movimientos de respiración de Dios).
Por eso resulta chocante la seguridad con la que algunos importantes científicos hablan de asuntos vaporosos, como si supieran a ciencia cierta que dicen la verdad absoluta, cuando por temor de su formación no pueden evitar trabajar con anteojeras mentales que reducen muy mucho su campo de visión.
Uno de los últimos casos de los que tengo noticia es el del profesor español Francisco Mora, que dirige el departamento de Fisiología Humana de la Facultad de Medicina en la Universidad Complutense de Madrid.
Hace una semanas participaba en un ciclo de conferencias organizado por la Fundación de Ciencias de la Salud y la Residencia de Estudiantes y allí se permitió el lujo de sentenciar, con total gravedad: "El cerebro humano es el producto de 700 millones de años de evolución y no está diseñado para alcanzar la felicidad".

Puede burlarse de mí sí quiere -y si es usted un científico, supongo que lo hará- pero nunca he entendido cómo se pueden aportar cifras tan enormes con tanta exactitud sin emplear más que la especulación (¿queda algún cerebro de hace 700 millones de años? ¿por qué 700 y no 500 ó 1.000? ¿cómo se demuestra una afirmación tan contundente?) y, sobre todo, cómo las personas comunes pueden aceptar frases tan categóricas porque sí, como si fueran palabra de Dios, sólo porque las diga un científico.

En el fondo, ¿no están siendo igual de crédulas que cuando el cura de turno amenaza con el Infierno de llamas que nos espera al otro lado de la Muerte si somos malos?
En el caso que nos ocupa, ¿qué significa eso de que el cerebro no está diseñado para alcanzar la felicidad? El cerebro está diseñado para enseñarnos a interactuar con el mundo que nos rodea, facilitándonos diversas herramientas. Que luego seamos nosotros capaces o no de conquistar esa felicidad (porque, al igual que el conocimiento, la felicidad sí existe, y se puede alcanzar, pero de la misma forma no se regala y también puedo decirle que no es precisamente barata -soy testigo de ambas circunstancias-) es otra cosa diferente.

Más opiniones -porque me niego a considerarlas verdades científicas- de Mora, que parece ser uno más en la larga lista de científicos que han decidido que el ser humano no es otra cosa que la carcasa física que nuestra primitiva ciencia moderna puede ver y tocar: "la principal causa de la infelicidad del ser humano está en el sistema límbico o cerebro emocional, una estructura que gestiona respuestas emocionales ante estímulos sensoriales". Es decir, somos un simple piano. Según la tecla que se nos toque, sonará una nota concreta. Esto en cierto modo es real. La inmensa mayoría de las personas responden a las teclas..., es ésa la misma inmensa mayoría que, en efecto, ignora lo que es la felicidad. Pero ¿eso quiere decir que no existe la felicidad? Si usted y su familia y sus amigos y toda la gente a la que usted conoce no han estado nunca en el mar, ¿llegará a la conclusión de que el mar no existe, cuando alguien le hable de él?

Si así lo hiciera, tampoco estaría actuando de manera muy extraña. De hecho, es la manera habitual de comportarse de casi todo el mundo desde el principio de los tiempos. Cuando los escasos exploradores de la Antigua Roma que se habían internado en algunas zonas africanas regresaban contando extrañas historias acerca de invencibles hombres gigantestos y peludos que vivían en los árboles, animales del tamaño de una colina armados con dos cuchillos inmensos y una gran serpiente pegada a su cara, o caballos manchados como leopardos con un cuello similar al tronco de un árbol que correteaban por la sabana, sus contertulios podían optar por reírse de semejantes historias o pensar que habían hallado el camino a algún mundo mitológico. Desde luego, estaban lejos de imaginar que aquellos primitivos exploradores intentaban describirles gorilas, elefantes y jirafas, y que estos seres eran reales de verdad.

En su intervención en el seminario, Mora aseguraba que el hombre se plantea dos vías para lograr la felicidad: mantener el equilibrio entre el placer y el dolor "pues ambos extremos producen infelicidad" o bien aislarse del mundo "en una vía más drástica y quizás más auténtica" evitando interaccionar con él y que la información sensorial alcance el sistema emocional del cerebro. Aún así, no cree que nadie pueda alcanzar la famosa felicidad.

El placer y el dolor son las dos caras de la misma moneda y resulta útil mantener ese equilibrio. O, mejor, elevarse por encima de ambos, por encima del péndulo vital. Sin embargo, resulta incierto afirmar que esas experiencias nos alejan de la felicidad. En lo personal, hace tiempo creo haber entendido que la verdadera felicidad nace de la Comprensión (de quiénes somos, de dónde estamos, de lo que estamos haciendo realmente y de lo que debemos hacer, de cómo funciona todo...) y ésta sólo se puede conseguir tras la reflexión profunda sobre las experiencias de la vida y el conocimiento que destilamos a partir de ellas (achtung: no sólo de la mera información obtenida con ellas).

Negarse a experimentar la vida, con los distintos grados de placer y dolor que involucran cada una de nuestras experiencias (y las lecciones que de ellas podemos obtener), o aislarse del mundo en plan "auténtico", que es la segunda opción propuesta, sólo nos conducirá a un punto muerto. Un lugar inútil y petrificado en el que la vida pierde todo el sentido de lucha y épica que deberíamos asociar a ella permanentemente. En el fondo, es el venenoso anhelo por alcanzar ese falso Nirvana con el que sueñan los débiles: el retorno al mundo fetal, donde no teníamos que preocuparnos por buscar alimento, calor, protección, amor..., porque todo ello nos lo daba el "mundo" (nuestra madre) por el simple hecho de existir en su interior.

Es cierto que tal y como está el mundo en este momento (o mejor: tal y como parece que está, sobre todo teniendo en cuenta las cosas que usted sabe acerca de ciertas organizaciones secretas y cierta manipulación generalizada de los hechos en todo el planeta) resulta harto complicado pensar en la posibilidad de ser feliz. De hecho, en una sociedad como la nuestra, en la que todo el mundo parece estar de vuelta de todo (¡cuando ni siquiera ha llegado a la mitad del camino!), la de la felicidad resulta una idea, más que provocativa, propia de idiotas con los pies muy lejos de la Tierra.

Pero no es tan difícil cuando se comprenden ciertas cosas, empezando por el hecho de despreciar el decorado que tan esmeradamente han levantado a nuestro alrededor y que nos han hecho creer que es lo que necesitamos, con objeto de facilitar nuestro sueño eterno. No, no es tan complicado cuando uno sabe lo que de verdad importa. Y lo que importa no es lo material, en ninguno de sus sentidos ni de sus acepciones. Lo físico es mera ilusión. Imagino por ejemplo a Cagliostro, ese hombre que sabía demasiado, motivo por el cual su memoria ha sido tan denostada, encharcada y emponzoñada... Le imagino durante sus últimos meses, enterrado en vida por la Santa Inquisición en el Castillo de San Leo, en el fondo de un pozo infecto abandonado por todos. Y le imagino feliz, a pesar de la persecución, las torturas y los sufrimientos, al tener por fin después de tantos años de agitadas aventuras y avatares tiempo suficiente para dedicárselo a Sí Mismo, el único que después de todo importa.

"No soy de ninguna época, no soy de ningún lugar. Más allá del espacio y del tiempo, mi ser espiritual vive su eterna existencia. Si me sumerjo en mi pensamiento y remonto el curso de las edades, si extiendo mi espíritu hacia una forma de existencia distinta de aquélla que vosotros podéis percibir, me convierto en aquel que deseo ser", decía Cagliostro. "Mi nombre es el que requiera mi función, pues soy libre. Mi nación, aquélla en la que momentáneamente deba fijar mis pasos (...) yo soy Aquél que Es". Tan parecidas estas palabras a las de los antiguos iniciados reales del Viejo Egipto: Yo soy El que Soy, el que siempre ha sido y el que siempre seré.

Cuando uno ha hecho su elección y ha decidido venir a este mundo, lo ha hecho para jugársela, para aprender, para luchar y para crecer. Lo demás es tiempo despilfarrado y un tobogán a la nada. Como suele decir mi mejor amigo: "sea feliz; y si no le dejan, seálo aún más, sólo por fastidiar".

Fuente: http://blogs.periodistadigital.com/herrkoch.php/2008/05/19/p166214#more166214

¿Ha visto usted alguno de estos titulares en primera plana?

El 90 ó 95 por ciento de la información a la que usted tiene acceso regularmente a través de las grandes medios de la comunicación se distribuye a través de las cuatro o cinco grandes agencias mundiales de comunicación.
Resulta asombroso que a día de hoy haya tantos ciudadanos ignorantes de que, cuando abren el periódico por la mañana y, sobre todo, cuando escuchan los informativos de radio y televisión, no se encuentran con noticias elaboradas por esos medios sino para esos medios por Reuters, UPI, AP, EFE y alguna más. Naturalmente, tampoco saben que existen ciertas directrices para hablar de algunas cosas y no de otras. Y para hablar además de determinada manera acerca de esas cosas.

Siempre pongo el caso de las guerras. Usted sabe que hay una guerra en Iraq (bueno, una agitada postguerra, según EE.UU.) y otra en Oriente Medio (soterrada, pero casi a diario llegan noticias de palestinos muertos por ataques israelíes y de vez en cuando de algún israelí muerto por ataques palestinos) porque por alguna razón hay que hablar todos los dias de estos conflictos. ¡Pero lo cierto es que hay decenas de guerras en todo el mundo acerca de las cuales nadie está contando nada porque no interesa por diversos motivos!
El caso de África es especialmente delirante, en uno de los continentes más ricos en recursos de todo tipo y que está siendo literalmente arrasado por ciertos intereses ocultos. Intereses que convierten en un chiste el mapa político en teoría vigente, en el que se reconocen unas fronteras que no existen. Que, en muchos casos, nunca han existido, de hecho.

Igual que con la información bélica, sucede con todas las demás. Algunos asuntos están siempre en primera plana y otros jamás se mencionan. La información más interesante, por supuesto, no suele llegar a los principales medios de comunicación (aunque a veces puede usted encontrarse con alguna sorpresa) y hay que buscarla por otros medios. Por ejemplo, ¿ha visto usted alguno de los siguientes titulares en primera plana? (sólo voy a suministrarle cuatro, pero como muestra de lo que hablamos creo que es suficiente)

* LA NASA RECONOCE QUE COLABORA JUNTO CON OTROS ORGANISMOS INTERNACIONALES EN EL ENGAÑO DEL CALENTAMIENTO GLOBAL.

Aunque no se lo crea, la NASA cuenta con una Oficina de Control y Ética que, como podrá imaginar si nunca se ha tomado la molestia de verificar los informes que distribuye (y compararlos con los que oculta) y como podrán confirmar todos aquéllos que hayan querido ir un poco, sólo un poco, más allá de la información que filtra, no hace honor a su nombre. Pero alguien habrá sido presionado con revelar algo que no interesa hacer público para que el Senado de los EE.UU. haya puesto en marcha una investigación que ha confirmado que "desde otoño de 2004 a principios de 2006 (¿sólo?) la oficina gestionó el asunto del cambio climático de forma distorsionada, reduccionista y equívoca a la hora de informar al público en general" al dedicarse a "alterar y manipular informes" sobre el presunto calentamiento global: una de las nuevas religiones-de-Estado con las que se atemoriza y controla a la mayor parte de la población mundial (en el colmo de la mala fe y de la estupidez más soez ya hay articulistas -en general bastante ignorantes de lo que hablan- que comparan a los que niegan ese calentamiento global con los revisionistas del Holocausto).

Hasta el subinspector general de investigaciones de la NASA, Kevin H. Winters, tuvo que aparecer en público para calificar las acciones de los "periodistas" encargados de actuar como portavoces oficiales de ejercer una "interferencia política inapropiada". Lo hacía en uno de esos ejercicios de hipocresía tan característicos de nuestras sociedades modernas en las que todo el mundo mira para otro lado mientras el criminal de turno se dedica a lo suyo y, sólo cuando se destapa el pastel, los mismos que sabían lo que estaba ocurriendo pero se hicieron los locos salen después en público llevándose las manos a la cabeza y preguntándose "¿cómo es posible? ¡si parecía tan buen chico!"

* LOS BANCOS BRITÁNICOS ESTAFAN REGULARMENTE A SUS CLIENTES (¿sólo los británicos?)

Una organización de defensa de los consumidores del Reino Unido, Citizens Advice, forzó una investigación oficial de la Office of Fair Trading (la Comisión de la Competencia, para entendernos) que demostró que los banqueros "explotan a sus clientes en lugar de protegerlos" citando el caso concreto de los seguros que las entidades bancarias obligan a suscribir a todos aquellos ciudadanos a los que conceden algún crédito. El informe final de la comisión es inapelable: los amables banqueros cobran 1.400 millones de libras esterlinas (casi 1.800 millones de euros) de más y "sin competir mucho entre ellas en el precio o la calidad de las pólizas que ofrecen" (¿para qué? es un pacto entre caballeros que tienen suscrito para no inmiscuirse unos en los negocios de los otros).
Naturalmente, la Asociación de Banqueros Británicos ha negado que sus miembros estén cobrando a sus clientes en exceso. Pero el organismo regulador del sector, la Financial Services Autority, ha multado ya a varios bancos, compañías y agentes de seguros por prácticas abusivas.

* ESTADOS UNIDOS FICHARÁ POLICIALMENTE A TODOS SUS CIUDADANOS A TRAVÉS DEL ADN DESDE EL MISMO MOMENTO DE SU NACIMIENTO.

Esta noticia en concreto no debería extrañarnos, teniendo en cuenta que con la excusa del 11-S las autoridades "norteamericanas" llevan ya unos años elaborando la mayor base de fichas policiales del mundo, con varios centenares de millones de personas de todo el planeta acumuladas ya en sus ordenadores. Cualquiera que haya viajado últimamente a EE.UU. y se haya sometido en su control de pasaportes a la grabación de su cara y la toma de huellas dactilares de sus índices, aparte de facilitar todo tipo de datos personales, podrá corroborárselo. Pero en el caso concreto del titular, se refiere al Plan de Contingencia Nacional incluido en la ley S.1858 según el cual el gobierno monitorizará el ADN de todos los recién nacidos en Estados Unidos durante los primeros seis meses de su vida. Pero no sólo eso. Según la normativa, el ADN podrá ser utilizado en pruebas y experimentos genéticos sin permiso alguno del donante, por lo que según Twila Brase, presidente del Consejo Ciudadano para la Salud, "con esta ley, el ADN de todos los ciudadanos será empleado en los bancos biológicos del gobierno y considerado de hecho propiedad del gobierno para investigación".

* BARACK OBAMA, LA "GRAN ESPERANZA" DEL PARTIDO DEMÓCRATA ES PRIMO DE... GEORGE BUSH

Esta noticia es especialmente divertida. Todo el mundo habla de Obama como "el primer negro (o afroamericano, según el nivel de corrección política que se utilice) que puede llegar a la Casa Blanca" aunque la verdad es que no es negro sino mestizo: su padre sí es negro, pero su madre es blanca. Y resulta que de ella le viene un parentesco de sangre nada menos que con el Comedor de Galletitas en persona y con su vicepresidente Dick Cheney.
En concreto, Obama y Bush Jr. son primos undécimos. Más próxima es la relación con Cheney, del que es primo octavo. Las familias de los tres políticos han confirmado este hecho que fue originalmente publicado por el diario Chicago Sun Times (en el otoño del año pasado: ¿había visto usted algo al respecto?).
En el caso del propio Obama, cuyo gabinete de prensa hizo lo posible por silenciar este asunto que no le sentó nada bien fuera revelado, un portavoz se limitó a decir que "toda familia tiene una oveja negra"...

Por cierto, recién elegido triunfante candidato del Partido Demócrata, ¿a dónde dirá usted que fue, antes que a ningún otro sitio, para contar lo que va a hacer cuando sea presidente de Estados Unidos?
Pues ante la AIPAC, siglas del American Israel Public Affairs Committee o lo que es lo mismo: el principal lobby judío en Estados Unidos. Su primer acto público, el primero, tras esa proclamación, fue ante el susodicho lobby para amenazar a Irán porque "no hay mayor amenaza para Israel y para la estabilidad de la región (...) El peligro iraní es real y mi objetivo será eliminar esta amenaza (...) Quien amenaza a Israel nos amenaza a nosotros (...) Jerusalén debe seguir siendo la capital de Israel (en realidad, no lo es excepto para los judíos, pues la comunidad internacional nunca aceptó esta declaración unilateral de Israel habida cuenta de que los palestinos también quieren proclamarla su capital y lo cierto es que todas las embajadas se encuentran en Tel Aviv).

¿Éste es el tipo que se supone va a sacar a las tropas americanas de Iraq?

Fuente: http://blogs.periodistadigital.com/herrkoch.php/2008/06/08/p170723#more170723

Lo que el logotipo esconde "Londres 2012"

El post de hoy será breve. Como una adivinanza. No abra la ampliación todavía: tómese primero su tiempo para ver el logotipo de los Juegos Olímpicos de Londres (London) 2012. Sí, esa extraña y violenta "marca de fábrica" que no ha dejado satisfecho prácticamente a nadie excepto a los que han pagado el diseño (y a los diseñadores, claro). Ese logotipo, por cierto, costó 400.000 libras esterlinas, cerca de 600.000 euros. ¿Seguro que no ve nada raro en él? Claro que sí, pero..., ¿el qué? Ya estoy oyendo a los de siempre ensalzar este logo y quejarse de los estrechos-de-mente-incapaces-de-comprender-lo-que-es-el-moderno-diseño-abstracto. Claro, claro. ¿Sabía usted que las autoridades londinenses tuvieron que retirar el primer vídeo promocional elaborado para este logotipo porque, combinadas sus formas con las ondas de colores que se proyectaban a gran rapidez, podía provocar epilepsia fotosensitiva? Algo similar a lo que sucedió, si recuerda, con algunos capítulos de esa horrenda serie de dibujos animados sobre el famoso personaje "infantil" de Pokémon. En el caso de London 2012, y tras la advertencia de la Charity Epilepsy Action, se calculó que sólo en el Reino Unido resultarían afectadas más de veinte mil personas, así que hubo que cambiar la promoción de inmediato.
Sin embargo, tampoco es eso... Hay algo más escondido tras este logotipo, pero ¿qué? Hmmm..., tal vez la solución radique en deshacerlo, en deconstruirlo como se dice ahora. ¡Ya lo tengo! ¿Qué pasaría si tomáramos cada una de las agresivas letras que se pueden leer ahí y las ordenamos de otra manera, como en el scrabble? Siga adelante sólo cuando esté seguro...

La solución (los comentarios se los dejo a usted):

Fuente: blogs.periodistadigital.com

In Hamburg sagen Tchüss / En Hamburgo decimos hasta luego



"Nos esperan catástrofes... La Humanidad volverá a purificarse a través del sufrimiento. Eleven su conciencia y el mundo cambiará (...) Ha llegado la hora de elegir entre el mundo viejo y el nuevo, entre el mundo de la energía positiva y el de la negativa, entre la conciencia alta y la baja (...) sobrevivirán tan sólo los que hayan elevado su conciencia para derrotar el Mal y crear por fin un mundo del Bien."
El hombre que escribió estos textos en su libro Misli o zivijenju in zavedanju (Pensamientos sobre la vida y la conciencia) no era un paranoico apocalíptico, ni un telepredicador norteamericano, ni un gurú místico instalado mentalmente en las cumbres del Himalaya sino... ¡Primer ministro durante diez años en Eslovenia! Y artífice además de una de las transiciones políticas mejor hechas en Europa durante el siglo XX, al conducir con suavidad y firmeza a su pequeño país, antiguo miembro de la ficción yugoslava, hasta situarlo como uno de los miembros más prósperos de la actual Unión Europea. Es un caso cuando menos interesante (danke, Carlos) ¿Recuerda lo que hablamos el otro día acerca de que no todos los que opinan diferente, como usted y como yo, tienen que ser necesariamente desequilibrados mentales condenados a la marginalidad y que sólo obtienen eco entre otros individuos lesionados psicológicamente? No, pueden ser incluso presidentes de un gobierno durante todo un decenio, además de uno de los tipos más populares de su país.

Pero el curriculum de Drnovsek no se limita a lo político, ya que en él figura un doctorado en Economía (sí, en esa Economía con la que nos dominan hoy) y amplia experiencia bancaria, además de una enorme erudición y una extraordinaria habilidad para los idiomas que le permitía hablar con fluidez inglés, francés y español, además de entender otros. Secretario general del Movimiento de Países no Alineados, con el tiempo sus dotes como mediador le permitieron organizar, en Ljubljana, nada menos que el primer encuentro personal entre el Comedor de Galletitas y la Esfinge del Kremlin (fue en aquella ocasión en la que Bush dijo su enigmática frase de que había sido capaz de "ver el alma" de Putin durante su entrevista).

Sin embargo, en un momento concreto, nadie sabe muy bien por qué (oficialmente, se dijo que a partir de que le fuera detectado un cáncer de riñón, del que él mismo dijo haberse curado a través de su trabajo interno en 2006), cómo, dónde ni, en especial, con quién (estas cosas no se aprenden del aire..., siempre ha de haber alguien en el Camino, que no es superior a nosotros sino que simplemente marcha por delante, que en un momento dado se toma la molestia de detenerse en sus quehaceres, darse la vuelta y enseñarnos antes de proseguir su andadura..., siempre que hagamos los méritos suficientes para ello), Drnovsek adquirió ciertos conocimientos relacionados con la conciencia y la espiritualidad. Y empezó a escribir libros y a ganarse el curioso apodo de el "primer presidente new age" del planeta.

¿Cómo es posible que alguien pueda cambiar de una forma tan radical? En una entrevista a propósito de su nuevo libro dijo: "Cada uno cambia, lo importante es que lo haga para mejor. Tiene que aumentar su conciencia. Y lo que importa es la verdad: debes decirte la verdad a ti mismo y a todo el mundo. Yo lo hago ahora (...) nuestra tarea es elevar la energía y el nivel de conciencia". En el fondo, lo que a usted y a mí debería interesarnos no es el camino personal de este hombre, sino el nuestro, tomando con detalle sus palabras y estudiándolas para sacar de ellas el mayor jugo posible. Veamos: ¿en qué momento y por qué motivos empezó usted a interesarse por las cosas de las que hemos venido hablando en el blog en todo este tiempo? ¿Qué le hace pensar que todo lo que he escrito aquí hasta ahora no es sino una gran farsa destinada a entretenerme y pasarlo bien a su costa? ¿O una campaña de desinformación para llenarle la cabeza de ideas absurdas que le mantengan ocupado, distraído, en lugar de dedicarse a lo que debe dedicarse?

Qué inseguro es todo, ¿verdad? Pero ésa es la gracia de la Vida, precisamente: que se trata de una colosal gymkana en la que enfrentamos pruebas sucesivas e inesperadas que estamos forzados a superar y que podemos ganar o perder (no ganar o perder dinero, prestigio o poder, sino algo mucho más importante...). Ahora bien, ¿imagina un mundo como el que desean "mis amigos"? ¿Un mundo perfectamente bajo control (bajo su control, no bajo el de usted) en el que todo esté regulado y fijado sin posibilidad de iniciativa personal? ¿Un mundo "seguro" (para ellos)? ¿Un mundo donde saber qué va a suceder, cuándo y en qué circunstancias? ¿Sin sorpresas? ¿Sin cambios? ¿Sin retos? ¿Sin vida?

Llega el verano y es época de reflexión. En mi caso va a ser bastante larga, me temo, y no por gusto. Hace tiempo que arrastro un problema de salud bastante complejo, que estuvo incluso a punto de interrumpir este blog y que no se resuelve sentándome a meditar bajo un sicomoro. Requiere, digamos, un poco de acción para ser resuelto. Acción de resultado incierto. Qué interesante etapa vital tengo por delante, en ese sentido. Ignoro los resultados de esa acción, ni si ella será suficiente para terminar con esta severa amenaza contra mi persona física, pero lo cierto es que no me preocupa demasiado. Usted sabe que la Walkyria y yo somos muy amigos desde siempre (charlo con ella a menudo, por las noches; nos conocemos desde una inmemorial eternidad) y aunque desearía seguir trabajando el mayor tiempo posible en estos fascinantes años que tenemos por delante, lo cierto es que ignoro cuándo tendrá el gusto de venir a recogerme para acompañarme con los dioses.

Así que, como en veranos anteriores, le dejaré las próximas semanas en la mejor compañía posible: la de mi amigo el Viejo Fritz, que intentará entretenerle a usted hasta que veamos si soy capaz o no de superar la susodicha acción. Por si acaso, no le digo Auf wieder sehen sino Tchüss. Hay en mi Hamburgo natal una amistosa canción de saludo que comienza asi: In Hamburg sagen Tchüss (En Hamburgo decimos hasta luego)... Viene a significar que nosotros, los bálticos (los hamburgueses, al menos) nunca decimos "adiós" sino "hasta luego" o "hasta la vista", aunque nunca he tenido muy claro el origen de la expresión ni si somos sus auténticos creadores, porque la he oído igual en Munich, en Frankfurt, en Dresden y hasta en Berlín.

Aunque sé que a él no le gustará que le nombre, no puedo evitar aprovechar este momento para agredecer su colaboración a mi fidelísimo y queridísimo amigo (más que amigo, mi hermano) P.P., siglas que responden no a un partido político (él fue "fundado" antes que ese partido en el que usted está pensando) sino a un hombre de letras que, desde el anonimato me ha prestado siempre la mayor colaboración durante mis últimos años en España. Gracias a él he podido publicar mis dos libros en español (e incluso registrarlos, con su inestimable ayuda) y también mantener la regularidad de metrónomo (¡qué difícil ha sido en algún momento!) de este blog, la mayoría de cuyos textos ha corregido y editado cuando ha hecho falta a partir de los originales que le he ido suministrando. Gracias otra vez.

Gracias también a todos los amigos (e incluso a los enemigos) que estos dos años y medio me han deparado a través de la Red y que a menudo han tenido la gentileza de remitirme informaciones del mayor interés con distinto grado de privacidad. A ellos, a usted, les digo que de momento mantendré abierto mi correo electrónico, pero no prometo contestaciones inmediatas -sobre todo a partir de la acción-, porque no sé cómo evolucionarán los acontecimientos.

Así que, ya sabe: Tchüss.

Y hasta que nos volvamos a encontrar, aquí o allí, en alguna parte.

En algún momento.

(Entre paréntesis, no sé si sabe que Drnovsek murió hace poco: para ser exactos, el 23 de febrero de 2008, a los 57 años de edad. Fue víctima de... ¿un cáncer de riñón? Ésa es al menos la explicación oficial. Quizá su ejemplo era demasiado bueno para permitir que siguiera dándolo ante sus compatriotas y ante el resto de la Humanidad...)

El mono número cien

Una de las ventajas de tener un blog con lectores activos como éste es el tránsito de información en todos los sentidos.
Son muchos los amables conspiranoicos que han publicado direcciones de Internet sumamente interesantes en sus comentarios o que me las han enviado al correo para poder comentarlas sotto voce. Me gustaría ir más rápido para contestar a todo el mundo pero no sé a quién se le ocurrió que el día tuviera sólo 24 horas. Una de las sorpresas de las últimas semanas fue un libro que me descubrió recientemente un lector, preguntándome si acaso lo había escrito yo. El libro se titula Las sociedades secretas y su poder en el siglo XX, está firmado por Jan Van Helsig (un seudónimo muy adecuado para cazar vampiros y otros monstruos de la noche -aunque le falta una n- según reconoce su propio autor, que también dice ser un joven de 26 años -o lo era en el año de 1998 cuando dice haberlo escrito-), y hasta hace un rato, al menos, continuaba accesible en la Red.

Ha sido toda una sorpresa porque, en efecto, se asemeja bastante a mi Illuminati, que apareció seis años más tarde. Y porque el autor, según se desprende de su lectura, parece descender igualmente de alemanes y españoles. Pero no, como le contesté ya en privado a este lector, ni yo soy Van Helsig ni el libro es mío, ni de hecho conocía su existencia hasta hace unos días. En todo caso, aunque algunas de las informaciones que facilita son erróneas y otras no me atrevería a suscribirlas porque están por confirmar, se trata de una obra en general recomendable y que ordena muchas de las piezas sueltas del gran rompecabezas que tratamos de armar usted y yo desde hace tiempo con tanta paciencia.

Pero lo más interesante de este libro son sus capítulos finales, que suscribo casi al completo. Se refieren a lo que una persona corriente puede hacer o dejar de hacer cuando ha tomado conciencia de la amenaza que suponen los Illuminati o cualquiera otra sociedad secreta de entre aquéllas que, digamos, trabajan no precisamente por el bien común. Frente a la tentación de la desesperación o de huir del mundanal ruido para establecerse en algún recóndito lugar del planeta lejos de todo y de todos (¿queda algún sitio así?) recomienda enfrentarse al riesgo en el único campo de batalla al que usted y yo tenemos acceso, que no es otro que nuestro propio interior.

¿Pero qué puedo hacer yo solo, por más que mire a mi interior, si soy un simple humano más, sin ningún tipo de superpoderes? es una de esas preguntas-trampa que nos tienden para que simplemente cerremos los ojos, aceptemos el plan dominante y nos unamos al coro de bueyes (toros castrados, recuerde) que tiran ciegos del carro. Sin embargo, Van Helsig tiene mucha razón cuando comenta que, hasta cierto punto, los Illuminati son necesarios para ponernos a prueba y cuando se pregunta lo mismo que hace mucho tiempo vengo yo también preguntándome y preguntándole a usted cuando se deja: si usted tuviera la oportunidad de ocupar la posición de uno de ellos, un Rockefeller, un Rotschild, un Weishaupt..., si usted pudiera vivir como un millonario, a todo tren, sin problemas, sin agobios, sin importar lo que ocurriera con el resto del mundo..., simplemente colaborando con el sistema sin necesidad de cometer ningún crimen, sólo colaborando... ¿Renunciaría a ello? No conteste ahora. Sólo piénselo.

Y respecto a su posible inanidad, ¿quién le ha dicho que usted no es importante? ¿Que un acto suyo en apariencia inútil no puede desencadenar una serie de consecuencias benéficas -o maléficas...- para toda la Humanidad? Solemos pensar en nosotros como árboles solitarios en medio de la estepa, aislados, sin posibilidad de influir sobre la marcha del mundo, cuando en realidad deberíamos vernos como una pieza de dominó de esos gigantescos puzzles japoneses. Una pieza que, al caer, empuja a otra, y a otra, y a otra, y a otra, y a..., hasta que tumba millones de otras piezas y da como resultado un cuadro muy diferente al que había cuando esas piezas estaban de pie. Alguien definió eso como el "efecto mariposa".

Van Helsig incluye en sus conclusiones una historia muy ilustrativa acerca de cierto experimento que realizaron unos científicos precisamente en Japón con un grupo de monos en cautividad en una pequeña isla. Les arrojaron unas patatas dulces a la arena para estudiar lo que hacían y los monos inmediatamente se las comieron, aunque les desagradaba encontrarse con arena entre los dientes. Uno más listo que los otros cogió una patata y la lavó en un arroyo y luego se la comió libre de arena. El resto de monos se percataron y acabaron imitándole. Al cabo de un tiempo, todos los monos cogían las patatas de la arena y las lavaban antes de comérselas. Noventa y nueve monos lo hicieron, pero llegó el mono número cien y revolucionó el sistema.

El mono número cien, "el Nikola Tesla de los monos" como él le bautiza en honor al extraordinario -y por ello silenciado- científico de origen servio, no lavó la patata en el arroyuelo sino que se acercó a la costa con ella y se atrevió a meterla en el agua marina pues había probado la sal y sabía que las patatas estaban mucho más sabrosas saladas. Lo extraordinario del experimento es que no sólo le imitaron los demás monos sino que a partir de entonces empezaron a hacerlo también los de una isla vecina ubicada a 90 kilómetros de distancia. Y el fenómeno se repitió, se fue expandiendo como si alguien hubiera tirado una piedra al agua, en un espacio geográfico cada vez mayor.

Esto demuestra un par de cosas. Primero: las casualidades que a veces encontramos en descubrimientos científicos, teorías políticas, obras literarias..., que son desarrolladas por personas distintas en distintos lugares del mundo sin contacto físico entre ellas (caso por ejemplo del libro de Van Helsig y el mío) no son tales. Segundo: porque cuando alguien descubre algo, ya sea el sabor de la patata salada o la existencia de una sociedad secreta determinada que está haciéndonos la vida imposible con sus maquinaciones, de alguna forma está abriendo algún tipo de puerta mental o en otros planos o no sé exactamente dónde que hace que otras personas en otros lugares del mundo lo descubran igualmente.

En consecuencia: ¿Qué puedo hacer yo solo...? no es la pregunta correcta. Usted solo probablemente no puede hacer nada. Ni yo solo. Ni mil millones de personas solas, cada una en su soledad. Pero, ¿y todos juntos? Si se suman mil millones de pequeños solos se consigue un enorme todos juntos, ¿no le parece? Como bien insiste Van Helsig, una gota no llena un vaso de agua pero es precisamente una gota exactamente igual a todas las demás, ni más ni menos importante, la que desborda un vaso lleno. Parece obvio que el mono número cien nunca pensó cuando se le ocurrió lavar la patata en agua de mar que él iba a desencadenar esa auténtica corriente de nuevo pensamiento y actuación.

Recuerdo que cuando empecé a publicar en español no había prácticamente nada escrito en este país acerca de los Illuminati y las conspiraciones eran un tema de risa, proscrito de las conversaciones "serias". Hoy hay numerosos títulos en las librerías (hay de todo, lógicamente, cosas interesantes y auténticas estupideces, pero ahí está usted para discernir) y el debate reaparece cada cierto tiempo en los medios de comunicación. Mucha gente común es ya consciente de que esas sociedades existen aunque todavía estén en una etapa primaria de no-me-hagas-pensar-en-eso-que-no-quiero-romperme-la-cabeza. ¿Y en la web? En los últimos meses he visto aparecer multitud de proyectos a cual más apasionante: el proyecto matriz, humilde humano, planeta esclavo, heliotropo de luz, trinity a tierra, juegos multidimensionales, conspirando contra el nuevo orden mundial..., y muchos más que se pueden encontrar a partir de éstos. Y el fenómeno, por fortuna, parece que no ha hecho más que empezar. Hace dos días me llegaba al correo el aviso de otro nuevo conspiranoico que ha empezado a publicar como el hombre puede.

Y yo brindo a los dioses y digo: Wunderbar!

Me alegro de esta explosión de libertad conspiranoica y usted no sabe hasta qué punto, pues cuanta más gente se implique en todo esto, cuantas más personas investiguen y piensen y sepan y en consecuencia actúen, más posibilidades tenemos, entre todos (porque solos jamás conseguiremos hacer nada) y cada uno (porque aunque el apoyo sea múltiple, cada uno debe seguir su propio camino, debe aprender y descubrir y asimilar por sí mismo: nadie digiere la comida de otro), de cambiar las cosas. Supongo que no hace falta decirlo, pero por si está usted despistado se lo advierto: en toda esta historia, yo no he comenzado absolutamente nada ni quiero apuntarme medalla alguna. Soy un simple eslabón de la cadena y uno de los motivos por los que más contento estoy de que esa cadena sea cada día más larga es porque no sé cuánto tiempo más voy a poder seguir formando parte de ella.

Van Helsig incluye en sus conclusiones un poema que dice sacado del Talmud, aunque no tengo muy claro que sea ése su origen, pero en todo caso es muy hermoso y práctico al mismo tiempo.

Dice:

Presta atención a tus pensamientos porque se convertirán en palabras.
Presta atención a tus palabras porque se convertirán en actos.
Presta atención a tus actos porque se convertirán en hábitos.
Presta atención a tus hábitos porque se convertirán en tu carácter.
Presta atención a tu carácter pues él es tu destino.


Y yo añado:

Ite missa est.

Fuente: http://blogs.periodistadigital.com/herrkoch.php/2008/05/03/p163133

Avances de Influenza Humana "Gripe Porcina"

En esta pagina como avanza la gripe en el mundo http://flutracker.rhizalabs.com/


Espero les sirva para estar en conociemiento de lo que ocurre con esta enfermedad, Cabe mencionar que de los 1.129 casos, solo 20 han causado la muerte.

Por esto es importante tener nuestras defensas elevadas, no tomes medicamentos sin necesitarlos ya que puede ser peor. Estos medicamentos provocan que nuestro sistema actue cuando no debe hacerlo, lo cual desgasta las energias que nos pueden servir despues.

Cuidense de los resfrios, ya que estos a la larga salen peor.