martes, 28 de abril de 2009

Lo que debes saber de la influenza

No te automediques, consumir cualquier fármaco con ácido acetilsalicílico puede provocar encefalitis. En cuanto sientas algún síntoma acude con tu médico.

Hoy en día México atraviesa uno de los momentos más difíciles en cuanto a salud se habla. La influenza porcina ha comenzado a atacar al país entero. El número de muertos ha aumentado.

Sin embargo, esta es una enfermedad que de atenderse a tiempo puede curarse. En cuanto se sientan los primero síntomas hay qué acudir al médico antes de las primeras 72 horaa, además de no automedicarse, los fármacos que contienen ácido acetilsalicílico pueden provocar encefalitis.

¿Qué es la influenza ?
Es una enfermedad de las vías respiratorias, propia del ser humano, llamada comúnmente influenza. Se presenta principalmente durante los meses de invierno.

Es provocada por los virus de la influenza tipo A y B, diferenciándose únicamente por medio de estudios de laboratorio

¿Existe alguna diferencia entre el resfriado común y la influenza?
Si, el virus del resfriado común es distinto al virus de la influenza.

Ambas son enfermedades respiratorias agudas y tienen síntomas parecidos, pero son más severos los síntomas de la influenza.

¿Quiénes pueden enfermarse de influenza?
Todas las personas pueden enfermarse, sin embargo, son más susceptibles de sufrir complicaciones:
Niños menores de 5 años
Adultos mayores de 65 años
Personas con enfermedades crónicas: diabetes, enfermedades del corazón, de los pulmones, etc.


Transmisión de la influenza
El virus de la influenza puede viajar a través de las gotitas de saliva que se expulsan al hablar, toser o estornudar hasta a un metro de distancia.

Sobrevive entre 48 y 72 horas en superficies lisas como manos, manijas y barandales, así como en superficies porosas como pañuelos desechables y telas; manteniendo por ese tiempo su capacidad de contagiar.

El virus puede ser destruido por la luz ultravioleta (luz solar) y agentes como el jabón.


Las infecciones respiratorias se transmiten cuando el virus de la influenza entra al organismo a través de la nariz o la boca:
Por personas enfermas que estornudan o tosen frente a otra sin cubrirse la boca.
Por utilizar cubiertos u objetos de una persona enferma.
Por hablar cerca, saludar de mano o de beso a una persona enferma.
De uno a cuatro días después del contacto inician los síntomas.

¿Cuál es la mejor manera de prevenir el contagio de la enfermedad?
1. Se previene por medio del lavado frecuente y adecuado de manos:
Está comprobado que disminuye hasta en un 45% las consultas médicas por infecciones respiratorias.
Utilizar agua y jabón es muy importante, porque rompe el ciclo de transmisión del virus
2. Al cubrir la boca al toser o estornudar utilizando un pañuelo desechable o el ángulo interno del codo, se evita contagiar a otras personas.
Está comprobado que limita la liberación de gotitas de saliva al medio ambiente y evita que las manos se contaminen con saliva.
Tirar el pañuelo desechable en una bolsa de plástico, impide que el pañuelo se convierta en un medio de contagio.


¿Cuál es el tratamiento para la influenza?
De acuerdo a los síntomas, el médico valorará si es necesario recetar medicamentos. No automedicarse.
Es importante beber muchos líquidos, evitar los cambios bruscos de temperatura y guardar reposo para recuperarse rápidamente.
Se recomienda evitar lugares concurridos para no contagiar a otras personas.

¿Quién debe vacunarse?
Es un padecimiento habitualmente leve, se recomienda la vacunación solamente a los grupos de riesgo:
Niños de 6 meses a 3 años de edad.
Niños de 36 meses a los 9 años de edad con algún factor de riesgo.
Adultos mayores de 60 años de edad.
Adultos entre 50 y 59 años con algún factor de riesgo.
Personal de salud en contacto con esta población en riesgo.
Medidas básicas de higiene:
Cubre tu nariz y boca con un pañuelo desechable o utiliza el ángulo interno del codo al toser o estornudar.
Lava tus manos después de toser o estornudar.
Procura no asistir a lugares concurridos, ¡recupérate en casa!
Evita saludar de mano o de beso, cuando estés enfermo.
Evita escupir en el suelo.
No compartas vasos, platos o cubiertos con personas enfermas.
Sigue las recomendaciones de tu médico.

Con información de Departamento de Epidemiología